Berlín

Durante un fin de semana en febrero nos dedicamos a recorrer Berlín, está claro que no pudimos verlo todo, pero sirvió para llevarnos una idea general de la ciudad, me quedé con ganas de ver con tranquilidad sus museos así que tendré que volver.

El primer día, aprovechando que nos alojábamos muy cerca empezamos por el Monumento del Holocausto, este monumento se construyó entre 2003 y 2005 en memoria de los judíos asesinados en Europa, está formado por más de 2.500 bloques de hormigón en diferentes alturas, la sobriedad y el cemento gris invitan a la reflexión mientras caminas por su interior.

 

 

Seguimos hacia la Puerta de Brandemburgo, es una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad, su construcción es de finales del siglo XVIII, es de estilo neoclásico y solo podían cruzar por el arco central miembros de la familia real, se convirtió en icono de la ciudad después de la caída de muro ya que durante esta época quedo en tierra de nadie entre el este y el oeste. Muy cerca se encuentra el Bundestag, el parlamento alemán.

 

 

 

Seguimos con nuestro paseo hacia la Potsdamer Platz donde encontramos lo primeros resto del Muro de Berlín, en este lugar se encuentra la interesante cúpula del Sony Center.

 

 

Seguimos hacia la Topografía del Terror, aquí se encontraba la Gestapo, la dirección de las SS y la Oficina Central de Seguridad del Reich, al aire libre se exponen fotografías de la barbarie que se cometió durante los años 1933 a 1945, sin duda estremecedor.

 

 

Reponemos fuerzas con lo mas típico de Berlín , una cerveza y una currywurst, una salchicha con salsa de tomate y espolvoreada de curry y seguimos hacia el Checkpoint Charlie, el paso más famoso entre el este y el oeste.

 

 

 

 

Continuamos hacia la Gendarmenmarkt, una plaza con dos iglesias gemelas y seguimos hasta la Bebelplatz, conocida por ser el lugar donde se realizó la más famosa quema de libros que los nazis consideraban inapropiados, la verdad es que no se ve nada, solo una baldosa traslucida indica el lugar donde se realizó.
Pasamos por delante de la Catedral, la idea era subir a la cúpula y visitar la cripta pero la fila de espera era larga y decidimos dejarlo para ocasión al igual que la Isla de los museos y sobre el museo de Pérgamo,…. tendrá que esperar.

 

 

Preferimos callejear por el Hackesche Höfe, el barrio judío tradicional que destaca por sus patios y que desde 1.972 han sido declarados monumento histórico.

 

 

 

 

El segundo día, comenzar por los Berliner Unterwelten, son los búnkeres utilizados durante la Segunda Guerra Mundial. El acceso es desde una parada de metro, hay distintos tours guiados en español y no se puede comprar entrada con antelación (febrero 2019). Durante hora y media paseamos por distintas estancias del búnker, lo más curioso es la pintura del recinto que es luminiscente y se activa solo con tocar la pared, por este motivo no se pueden realizar fotos en el interior. Visitamos también los restos del búnker que queda en el parque Humboldthain que es encuentra enfrente del Berliner Unterwelten.

 

 

A unos 40 minutos andando se encuentra el Mercado Mahuermark. Es un mercado en el que se alternan los puestos de artistas con puestos de comida, decimos dar una vuelta rápida comer una salchicha con chucrut y ensalada alemana y seguir hacia la última visita en Berlín el East Side Gallery y recorrer con tranquilidad el famoso muro.

 

 

Posted in Alemania by mecastroseiros 09 Jul, 2019 2 Comments »

2 respuestas a “Berlín”

  1. Priscilla Benavides dice:

    Qué bien organizado estuvo este fin de semana, desde luego que como guía turística te mereces un 10. Si mal no recuerdo, recorrimos unos 40 km en el fin de semana. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.